Situaciones en las que las anomalías de la sangre periférica o de la médula ósea representan las primeras manifestaciones de la leucemia aguda, pero en la que los cambios no son de suficiente magnitud o especificidad para permitir un diagnóstico de leucemia aguda por los criterios clínicos usuales.


Imágenes