Agregación y adherencia leucocitaria intravascular anormal que se observa a menudo en pacientes leucémicos. El cerebro y los pulmones son los órganos más comúnmente afectados. Este síndrome agudo requiere modalidades citorreductivas agresivas entre las que se encuentran la quimioterapia y/o leucoforesis. Se diferencia de la INFILTRACIÓN LEUCÉMICA ya que es un proceso neoplásico en el que las células leucémicas invaden los órganos.


Imágenes